Baja de Precios en los Servicios de Telecomunicaciones de México

telecomMéxico, septiembre 2015.- Los usuarios de telecomunicaciones en México han experimentado en periodos recientes una reducción en los precios de esos servicios, así como una mejora en las condiciones en los que les son ofrecidos. Desde finales de 2014, el fenómeno inflacionario registra una desaceleración a la que contribuye de manera importante la baja en precios de los servicios de telefonía e Internet, tanto fijos como móviles. Como efecto, la mejora en asequibilidad de estos servicios promueve su adopción entre los mexicanos, señala un análisis de The Competitive Intelligence Unit CIU.

Los factores que explican esta tendencia descendente en los precios de servicios de telecomunicaciones son dos en lo general, regulatorios y de mercado. Por una parte, la implementación de medidas regulatorias a partir de la entrada en vigor de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), y por la otra, las nuevas condiciones de oferta a consecuencia de la gestación de un entorno de competencia efectiva.

Por la vía regulatoria se eliminaron los cargos de larga distancia nacional (LDN) que aun aplicaban a los usuarios de telefonía por realizar llamadas fuera del área de servicio local donde fueron contratados sus servicios. Mientras que la disminución de las tarifas al usuario final de los servicios de telefonía móvil es consecuencia de la implementación de medidas asimétricas tales como el pago de tarifa de interconexión cero al operador preponderante.

Por el lado del mercado, la gestación de mejores condiciones competitivas con la llegada de nuevos participantes a los mercados, los procesos de consolidación de operadores y el lanzamiento de estrategias comerciales de servicios disruptivas, han propiciado la caída de precios de telefonía fija, servicios de larga distancia Internacional (LDI), Internet y telefonía móvil.

Otro factor que se puede considerar tecnológico y de mercado y que ha contribuido a beneficios en la baja de precios es el relativo al empaquetamiento de servicios, referido a la provisión de una combinación de dos o más bienes (telefonía, televisión, Internet e incluso servicios móviles, entre otros) bajo una misma marca, compañía o red que resulta en una nueva alternativa de consumo y en un mayor nivel de competencia en los mercados.

Estos empaquetamientos, sobre todo liderados por las empresas de telecomunicaciones convergentes por cable, generan eficiencias para los operadores (uso de red, administrativos, de cobranza, de publicidad, entre muchos más), que resultan en economías de escala, menores costos y con ello, la posibilidad de ofrecer menores precios a sus clientes. Además, en la experiencia de mercado, generan fidelidad y retención de sus clientes.

Por el lado de los beneficios de los consumidores, el empaquetamiento de servicios se traduce menores costos de búsqueda, además de las referidas economías en los consumos. Con toda esta experiencia de los operadores y consumidores, se identifica una marcada  proclividad de los consumidores por contar con servicios integrados, bajo una facturación única y con el beneficio de presentar esas economías en el bolsillo por su consumo.

Con el objetivo de mostrar las razones subyacentes en la caída de los precios de los servicios de telecomunicaciones, se revisará la evolución del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en sus componentes relativos a los servicios de larga distancia nacional e internacional, telefonía fija y móvil, así como del servicio de Internet.

Algunas Conclusiones Acerca de la Baja de Precios y Adopción de los Servicios

La prestación de servicios de telecomunicaciones enfrenta un proceso de disminución de precios, favoreciendo su asequibilidad, especialmente en segmentos de la población de niveles socioeconómicos medios y bajos.

Los mecanismos que explican esta tendencia a la baja en precios de los servicios involucran la aplicación de medidas regulatorias y a su vez, la entrada de nuevas condiciones competitivas que han detonado ajustes en la oferta de los competidores. De manera que los usuarios experimentan menores precios en el acceso a la comunicación fija y móvil.

Por una parte, las medidas regulatorias de alto impacto en los precios de los servicios de telefonía e internet se concentran en la eliminación de los cargos por larga distancia nacional, así como las disposiciones que permiten a los operadores de telefonía pagar un costo de interconexión cero cuando sus llamadas terminen en la red del agente preponderante que concentra la mayor cuota de mercado medida tanto en usuarios, como en ingresos.

En el caso de las nuevas condiciones competitivas, los mecanismos que accionaron la caída en precios atañen al surgimiento de recientes fusiones entre operadores móviles, la generación de ofertas disruptivas en los servicios de telefonía fija local y larga distancia internacional como los ofrecidos por el operador IZZI, así como el incremento en la calidad de los servicios de Internet.

Sin lugar a duda, el precio es un factor determinante en la adopción de servicios de telecomunicaciones por parte de individuos, hogares y empresas.

En México, el marco regulatorio y la gestación de condiciones de competencia efectiva representan una oportunidad para que, a través precios bajos, el acceso a internet y a la comunicación a distancia se aproximen a su plena democratización entre la población.