Streaming de Música: Preferencias de Consumo

Ciudad de México, febrero 2020,.- Radamés Camargo, The Competitive Intelligence Unit.- Las industrias culturales y creativas (ICC) son, al considerarse como un sector de actividad económica, uno de los cuatro más importantes en la aparato productivo nacional, junto con la maquila (que en estricto sentido no es un “sector económico”, sino un conjunto de actividades económicas geolocalizadas), la industria del petróleo y el turismo.

Las ICC tienen una contribución total de aproximadamente 7.3% del Producto Interno Bruto de México, por la suma de sus componentes formal, informal y digital. Son a la vez y sin duda, un sector central en nuestro país, que es considerado como una potencia económico-creativa a nivel mundial.

Asimismo, registra un impacto significativo tanto en su oferta creativa como en su demanda, por el avance tecnológico. Desde los rollos de cera y fonógrafos del siglo XIX hasta las actuales descargas digitales y plataformas streaming, han resultado en que el grueso de la apropiación de contenidos creativos hoy tenga lugar por la vía digital. Ese efecto tecnológico ha sido el catalizador más importante de este sector creativo.

Esta evolución ha resultado en una propensión y preferencia cada vez mayor de consumo y oferta de contenidos musicales a través de formatos digitales. Nunca en la historia de la humanidad, habíamos tenido tal acceso y apropiación de contenidos creativos como hoy día. Un melómano del siglo XX tendría mil o tres mil acetatos, hoy todos tenemos acceso a un acervo de alrededor de 100 millones de canciones en Spotify, sin considerar YouTube y otras plataformas de audio.

Entre los beneficios derivados del avance tecnológico están la conectividad permanente y ubicua de contenidos de audio y video. Claramente esto aplica para los afortunados que cuentan con dispositivos, conectividad, habilidades digitales y medios de pago. No debe dejarse de lado la persistente Brecha Digital, que, si bien ya sólo afecta a menos de una cuarta parte de la población, resulta en una marginación de acceso a contenidos educativos, sociales, culturales y creativos, entre muchos otros.

Ente los dispositivos para el acceso de banda ancha fija y móvil, se encuentran los smartphones, tabletas, computadoras, asistentes inteligentes, televisores, y los wearables, entre otros.

Pero especialmente, esta predilección hacia lo digital frente a los denominados soportes mecánicos o formatos físicos (acetatos, cassettes, CDs, etc.) deriva del lanzamiento, consolidación, diversificación y preferencia de plataformas de consumo musical por internet. Esto, a partir de habilitar el acceso a una ludoteca musical con varios millones de canciones por una renta mensual (menor al costo de un disco físico) e incluso mediante la reproducción de anuncios publicitarios.

Asimismo, estas plataformas toman impulso por factores como la admisión de una diversidad de medios de pagos, la facilidad en su acceso y navegación, la generación de externalidades de red, entre otros.

Preferencia y Dispositivos de Acceso

En el mercado mexicano, se contabilizan 15.1 millones de suscripciones a estas plataformas al tercer trimestre de 2019, 4.9% más que en el mismo periodo de 2018.

Respecto al universo nacional de internautas, 59.8% hacen uso de estas plataformas, lo que significa que el número de usuarios alcanza 49.6 millones, lo que es equivalente a que 4 de cada 10 mexicanos eligen ya consumir música por la vía digital, registro en continuo crecimiento.

Dispositivos de Acceso a Streaming de Música
(Preferencia del Total de Usuarios, %)

Fuente: The Competitive Intelligence Unit

Entre los dispositivos de acceso a estas plataformas, destacan los smartphones con 98% de la preferencia, seguidos de las computadoras (fijas y móviles) con 24%, tabletas 15%, iPod 8%, y Smart TV con 6%.

La creciente accesibilidad de internet móvil entre los mexicanos, a partir de la oferta de paquetes de servicios móviles con internet ilimitado o patrocinado en el uso de plataformas de música, aunado a la masificación en la tenencia de smartphones (106.8 millones), coloca a estos en el primer lugar (muy superior al resto), en términos de preferencia entre los dispositivos de acceso.

Cabe señalar que, para el consumo vía estos dispositivos, es indispensable contar con conexión a internet, ya sea móvil o fija. Por ello, ya existen ejemplos de paquetes de banda ancha en el hogar o en dispositivos móviles que otorgan el acceso complementario a estas plataformas.

Participación de Mercado de Plataformas

Para los creadores y productores la relevancia que tienen las plataformas de música por la vía del streaming ha ido en aumento, al consolidarse como el formato predilecto para una diversidad de consumidores. De esta manera, si anteriormente se premiaba la venta de discos, hoy el parámetro de éxito se mide en reproducciones digitales y el alcance de la música.

Entre estas, destaca Spotify con la mayor huella y preferencia entre los usuarios (84.8% del total), al ser uno de los primeros jugadores en el mercado. Le siguen en la escala de preferencias Apple Music con 6.0%, Google Play Music con 3.8%, y el conjunto de Otras Plataformas con 5.4%.

Plataformas de Streaming de Música
(Participación de Mercado, %)

Fuente: The Competitive Intelligence Unit

Esta multiplicidad de plataformas ofrece una diversidad de esquemas de pago, calidad de música, bibliotecas, listas de reproducción, podcasts, radio, videos musicales, por mencionar algunas de las estrategias para generar valor agregado y diferenciación entre el resto.

Grandes conglomerados tecnológicos (Amazon, Google y Apple) han dedicado esfuerzos significativos para hacerse de una porción de este mercado y así consolidar un nuevo segmento de ingresos. Su incursión y el de algunos otros jugadores ha abonado al desarrollo de nuevas funcionalidades y mejoras en la experiencia del usuario.

El consumo y distribución vía streaming es la más reciente iteración en la evolución de la industria musical. Esta nueva configuración del mercado ha ido emparejada con el avance tecnológico en segmentos como la banda ancha móvil, fija, smartphones, tabletas, entre otros.

Es lógico y previsible que su adopción masiva continúe su trayectoria al alza e impulse la contratación y preferencia de estas plataformas.

De ahí que en el ecosistema competitivo abundan cada vez más los ejemplos de creadores, productores y plataformas que buscan posicionarse en este mercado.

Con todo, esta adopción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), así como el reconocimiento constitucional del derecho de acceso al Internet en México, resultan en un mercado que depende intrínsecamente de la conectividad y el acceso a servicios digitales entre la población.

El uso de herramientas tecnológicas, y en particular el internet, resulta hoy un componente básico para el desarrollo y crecimiento de estas industrias culturales y creativas, tanto en su oferta como en su demanda, que promueven el desarrollo humano integral por medio del acceso y la ágil difusión de contenidos de audio y video vía streaming.