Cómo debes nutrirte si quieres ser mamá

Es maravilloso observar que conforme ha avanzado la ciencia, también ha avanzado la conciencia. En todo el mundo, cerca del 50% de los embarazos no son planeados[1], sin embargo, cuando se tiene la posibilidad de planear el embarazo, es importante tomar en cuenta factores clave, para tener éxito.

En el terreno de estudiar el cuerpo humano de manera integral, para llevar a cabo un embarazo y un parto saludable, actualmente existe mucha investigación. Nutrición preconcepción, es el término que engloba esta preparación en la alimentación previa al embarazo[2]. Cuando los profesionales de la salud nos referimos a llevar una dieta previa al embarazo, hablamos de la elección de los alimentos correctos, que junto con una suplementación personalizada para la madre, puedan lograr el crecimiento y desarrollo adecuado del feto y futuro bebé.

La nutrición y el estilo de vida saludable se asocian con una mayor probabilidad de concebir, es decir, el vínculo dieta correcta con una mayor fertilidad, está latente. Aunque se presume que aún se requiere más evidencia científica y más poblaciones de estudio, las investigaciones actuales reflejan que una mayor ingesta de fruta, una ingesta mínima de comida rápida y bebidas endulzadas con azúcar y una dieta con alimentos de carga glucémica baja, pueden ayudar a mantenerte sana durante el embarazo[3]. Además, la nutrición preconcepción llevada a cabo de manera acertada, está relacionada a la prevención de la mayoría de las fallas reproductivas, el resultado positivo del embarazo e incluso a la salud futura del bebé[4].

La genética, el medio ambiente, el estilo de vida, el nivel de actividad física, el estrés o la exposición a sustancias tóxicas, son algunas de las variables a considerar, que influyen directamente en la nutrición de la mujer que planea embarazarse[5]. Es por ello, que la recomendación general, es que los cambios saludables se inicien, de 3 meses a un año antes de concebir.

Desde los años noventa, por recomendaciones internacionales de los Institutos de Salud y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) previo al embarazo, la mujer debe llevar una dieta adecuada y además consumir, a través de suplementación, ciertas fuentes de vitaminas y minerales que, con la ingesta diaria de alimentos, no alcanza a cubrir en su totalidad[6].

Deseo enfocarme en dos nutrimentos que son muy importantes a considerar en la Nutrición Preconcepción:  el ácido fólico y el calcio.

En el caso del ácido fólico, sabemos que es un mineral esencial, para prevenir defectos cardiacos y defectos del tubo neural del feto. Generalmente se recomienda una suplementación de 0.4 mg de ácido fólico por día y es el médico y otras vitaminas y minerales relacionadas con la nutrición en el embarazo como: hierro y vitamina B12 quien lo prescribe. El inicio de la suplementación se debe dar cuando la mujer ya tiene vida sexual activa. Las verduras de hoja verde oscuro (espinaca, acelgas), las leguminosas (frijoles o soya) son muy buena fuente de este nutrimento[7].

El calcio también es muy importante. La ingesta diaria de calcio recomendada para la mujer en edad reproductiva puede ir desde los 1000 a los 1300 mg de calcio diariamente. El calcio es vital para:  formar dientes y huesos fuertes, la coagulación sanguínea normal y la función muscular y nerviosa correcta, tanto de la madre como del embrión. Si la estructura ósea no se construye correctamente previo al embarazo, y el calcio no forma parte de la dieta habitual en una mujer embarazada, puede ocurrir la degradación de los huesos maternos, a medida que se extraiga calcio de su esqueleto durante el embarazo[8]. Las buenas fuentes de calcio incluyen lácteos (leche, queso, yogurt descremado), verduras verdes, almendras, frijoles, sardinas y tortillas nixtamalizadas. Un multivitamínico prenatal diario, puede ayudar a obtener estos nutrimentos clave. Siempre hay que buscar un suplemento certificado y de buena calidad y consultar siempre con un especialista de la salud, antes de comenzar a tomar cualquier suplemento..

La planeación y el llevar a cabo transformaciones positivas en los hábitos alimenticios, está asociado a una preparación holística preconcepción: comer bien, una suplementación personalizada, hacer ejercicio y descansar serán puntos clave para toda esta etapa.

 Texto de Marien Garza, Miembro del Consejo Consultor de Nutriólogos de Herbalife Nutrition


[1] Bearak J, Popinchalk A, Alkema L, et al. Global, regional, and subregional trends in unintended pregnancy and its outcomes from 1990 to 2014: estimates from a Bayesian hierarchical model. Lancet Glob Health 2018; 6:e380 – e389.

[2] Stephenson J, Heslehurst N, Hall J, et al. Before the beginning: nutrition and lifestyle in the preconception period and its importance for future health. Lancet 2018; 391:1830 – 1841.

[3] Grieger, Jessica A. Preconception diet, fertility, and later health in pregnancy, Current Opinion in Obstetrics and Gynecology. 2020.

[4] van Dijk MR., Koster M., et al. Healthy preconception nutrition and lifestyle using personalized mobile health coaching is associated with enhanced pregnancy chance. Reproductive BioMedicine Online. 2017. 35: 453-460.

[5] Keen CL, Clegg MS, Hanna LA, et al. The plausibility of micronutrient deficiencies being a significant contributing factor to the occurrence of pregnancy complications. J Nutr 2003; 133:1597S-605S.

[6] Institute of Medicine. Nutrition during pregnancy and lactation: an implementation guide. Washington (DC): The National Academies Press; 1992.

[7] Hilton JJ. A comparison of folic acid aware- ness and intake among young women aged 18-24 years. J Am Acad Nurse Pract 2007;19:516-22.

[8] Thomas M, Weisman SM. Calcium sup- plementation during pregnancy and lactation: effects on the mother and the fetus. Am J Ob- stet Gynecol 2006;194:937-45.