Covestro promueve la innovación electroquímica

La creciente tendencia hacia la economía circular en las industrias química y del plástico requiere fuentes de materias primas alternativas más allá del petróleo, lo cual requiere el impulso urgente de mayor investigación al respecto. La electroquímica industrial puede hacer una contribución significativa al desarrollo de nuevas fuentes de materias primas utilizando procesos ahorradores de energía, así como energías renovables.

Desde este punto de vista, la necesidad de innovación y la expansión de investigación resultante en electroquímica tienen gran relevancia. Con este propósito, el fabricante de materiales, Covestro, está apoyando a la Universidad RWTH de Aquisgrán, en Alemania, a través de un donativo que permitirá la implementación de una nueva cátedra durante cinco años.

Para la empresa de origen alemán con sede en México, la innovación es una prioridad. En 2019 la compañía invirtió 266 millones de euros en Investigación y Desarrollo (I+D), y su propósito para el 2025 es asignar el 80% de sus gastos a esta área, enfocándose a contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

“El creciente uso de materias primas alternativas y la transformación general de una economía lineal a una circular son esenciales para lograr un sistema económico y una sociedad sustentable; preparada para las demandas del futuro,” afirma el Dr. Markus Steilemann, presidente del Consejo de Dirección de Covestro. “Este objetivo demanda un nivel elevado de fuerza innovadora y un incremento de la inversión en Investigación y Desarrollo en las universidades”.

Con este propósito, la Universidad RWTH de Aquisgrán está expandiendo la línea de investigación enfocada en “Ingeniería de Reacción Electromecánica” a través de una nueva cátedra. Aquí, los procesos electroquímicos, los cuales se conocen desde hace tiempo debido a la producción de cloro, se desarrollarán aún más utilizando energías renovables.

Uno de los objetivos es lograr que el COsea considerado y utilizado por la industria química como una materia prima. También se está logrando un enfoque en los métodos para un almacenamiento mejorado del hidrógeno, el portador de energía alternativo. Esta es una contribución importante para establecer cadenas de valor neutral de CO2 a largo plazo. El objetivo es escalar los procesos electroquímicos a estándares industriales.

La universidad nombró a la Dra. Anna Mechler como Profesora de Ingeniería de Reacción Electromecánica el 1° de mayo de 2020. Mechler estudió Ciencias Naturales y Materiales Aplicados en Wuppertal y Osnabrück, y recibió su doctorado en electroquímica en el Instituto Max Planck para la Investigación del Hierro en Düsseldorf y la Universidad Ruhr de Bochum. Antes de ingresar a la RWTH, dirigió un grupo de investigación para electrocatalizadores en el Instituto Max Planck para Conversión de Energía Química en Mülheim an der Ruhr.

La cátedra actúa como un puente entre las actividades de investigación en el campo de la electroquímica industrial en la Universidad RWTH de Aquisgrán y el Forschungszentrum Jülich (Centro de Investigación de Jülich), fortaleciendo así la Alianza de Investigación de Jülich-Aquisgrán (JARA, por sus siglas en inglés). La integración de la cátedra en el Centro de Competencia para Electroquímica Industrial ELECTRA intensificará aún más la cooperación entre las dos instituciones.