¡Ponte en forma con creatividad!

Hacer ejercicio en casa puede ser un desafío, pero con un poco de motivación y creatividad puedes armar un entrenamiento completo como si fueras a un gimnasio, solamente usando elementos que se encuentran en la casa. Aquí están algunos de mis ejercicios favoritos. Solo recuerda que la seguridad es la clave, por lo tanto, evita el uso de artículos frágiles, objetos afilados u objetos inestables.

Las mochilas no son solo para la escuela: usar una mochila es genial para hacer sentadillas y estocadas (desplazamientos) con carga frontal o trasera. La mochila permite una distribución uniforme del peso y se siente cómoda. Puedes llenar la mochila con libros pesados o latas de comida de la despensa y realizar tus estocadas y sentadillas con buena forma.

Ejercítate con garrafas de agua: usar garrafones de agua o contenedores de jabón para la ropa rellenos, es ideal para realizar un entrenamiento de la parte superior del cuerpo, como flexiones de bíceps, elevaciones laterales y presión de los tríceps. Lo mejor de los contenedores de agua es que se pueden vaciar un poco para hacerlos más livianos o llenarlos hasta la parte superior para obtener más peso. Se creativo con el tipo de contenedor que deseas usar. Pero te recomiendo usar únicamente recipientes llenos de agua y nunca detergente real. Asegúrate de lavar los recipientes viejos antes de usarlos como peso.

Ejercicios con latas: para opciones más ligeras en peso, las latas de comida hacen maravillas para la parte superior del cuerpo y para usar con movimientos básicos de la parte inferior del cuerpo.

Usa cuerdas: las cuerdas o cordones son excelentes para saltar. Saltar la cuerda es un ejercicio fantástico para mejorar tu rendimiento cardiovascular. Solo asegúrate de usar material que en caso de que te golpee mientras saltas no te haga daño. Las cuerdas gruesas generalmente funcionan mejor que las delgadas.

Deslizadores de toallas de mano: usar una toalla de mano en un piso de baldosas es ideal para una serie de ejercicios, incluida la posición de la tabla y el trabajo en la estabilidad. Simplemente coloque una toalla debajo de cada pie y haga abdominales deslizando los pies hacia su pecho.

Sillas para inmersiones: el uso de una silla resistente es ideal para trabajar tríceps e incluso para flexiones modificadas. Un banco más bajo también puede ser excelente para hacer escaladora. Por seguridad, asegúrese de que la silla sea resistente. La prueba es presionarlo un poco antes de usar todo su peso corporal.

Usa un saco: un saco de arroz, una funda de almohada o una bolsa llena de arena pueden ser excelentes herramientas. Este método de bolsa es ideal para llevar con peso, ejercicios de estilo de campana y ejercicios de tipo balón. Se pueden hacer tantos movimientos con una simple bolsa, que te sorprenderás.

Utensilios de cocina: una sartén de hierro con asas lo convierte en un excelente peso de elevación frontal. Sujete la manija a cada lado y realiza aumentos frontales lentos y controlados esto ayuda para un excelente entrenamiento de hombros.

Piedras de jardín: hay diversos artículos en el jardín que pueden ayudarte a sudar. Las carretillas llenas de materiales de jardinería como bolsas de mantillo y excavar en el jardín pueden trabajar una variedad de músculos y bombear tu ritmo cardíaco. Una vieja manguera de agua doblada puede ser un gran sustituto para usar como cuerda de batalla.

Por Samantha Clayton, OLY, ISSA-CPT, Vicepresidenta, Rendimiento deportivo mundial y Fitness en Herbalife Nutrition