Más del 95% de quienes están haciendo «home office» quieren continuar así después de la pandemia

El home office o trabajo remoto, era una práctica común antes de la pandemia, por lo menos en México iba en aumento, sin embargo la llegada del covid-19, aceleró de forma exponencial este proceso. La necesidad de mantenernos en casa orilló a las empresas a trabajar bajo esta nueva dinámica y a los empleados a adoptarla de forma abrupta.

Las ventajas que el trabajo en casa ofrece, hacen de él un aliado que llegó para quedarse, pues del 95% de los mexicanos desean continuar con esta forma de trabajo cuando la emergencia sanitaria haya terminado.[1]

El ahorro económico, evitar tiempos de traslados, no padecer el tráfico e incluso una mejora en la calidad de vida son beneficios que el trabajo remoto brinda a los colaboradores. Además,  ofrece ventajas para el empleador, como reducir sus costos fijos de operación, poder contratar al mejor recurso humano sin importar su lugar de origen  y aumentar la productividad.

Sin embargo, este nuevo esquema laboral también trajo nuevos retos para las empresas, pues a lo largo de estos meses de pandemia se han visto en la necesidad  de implementar acciones o procesos que les ayuden a saber qué tan productivos están siendo los equipos de trabajo.

“Hoy es necesario contar con herramientas que faciliten la gestión del trabajo a distancia, como Befective, un software que a través de la innovación tecnológica proporciona información real del avance, eficiencia y productividad de los colaboradores de empresas de cualquier nivel” comenta Marciano Verdi, Director General de Befective.

Según una encuesta realizada por OCC Mundial,  el 69% de los mexicanos ha sentido que este nuevo esquema les representa más horas de trabajo que cuando acudían sus oficinas.[2] Y es que estando en casa se pierde la noción de las horas, se administra diferente el tiempo y se puede generar la idea de trabajar más. Por ello la importancia de gestionar adecuadamente las labores.

“En estos días, cualquier empresa, puede adoptar el trabajo a distancia y seguir conservándolo después de la pandemia, valiéndose de herramientas tecnológicas que promuevan la autogestión del trabajo y con ello, contribuir a que los colaboradores logren  un equilibrio entre la vida laboral y personal ”, explica Verdi.